EL GLAUCOMA

Desde principios de la década de 1880 hasta el último cuarto del siglo 20, el glaucoma se definió como presión dentro del ojo superior con respecto a la estadística normal de la población.

Se creyó que esta presión intraocular elevada causaría cierto tipo de daño al nervio óptico, el cual eventualmente terminaría por causar una ceguera si no se trataba a tiempo.

Sin embargo, la mayoría de los médicos del ojo ahora pueden estar de acuerdo que el glaucoma es realmente una serie de condiciones, caracterizadas por una forma particular de daño del nervio óptico que es amenudo, pero no siempre, asociado patológicamente con una elevación de la PIO (Presión intraocular).

La Academia Americana de Oftalmología ahora define el glaucoma como “un grupo de enfermedades con ciertas características incluyendo una presión intraocular que es demasiado alta para la salud continuada del ojo”. Así que nos hemos movido y pasado de creer que el glaucoma se basaba únicamente en la presión intraocular elevada como el único factor dañino del glaucoma, posteriormente llevándonos a pensar en ello como tan solo uno de los factores que causa daño por el mismo glaucoma. Sin embargo, la PIO sigue siendo el principal aspecto tratable en el tratamiento del glaucoma.

Aunque está claro que la presión intraocular elevada es un factor de riesgo para el daño del nervio óptico, el mecanismo que causa el daño del nervio óptico todavía no está del todo claro.

El glaucoma no tiene síntomas y puede privarle de su visión. Ocurre con mayor frecuencia en hombres y mujeres mayores de cuarenta años.

Tiene que tomar en cuenta ciertas cosas, sobre todo si ya tiene o sufre de glaucoma, visite  a su oftalmólogo de confianza, siga las recetas o indicaciones al pie de la letra como le sea indicado por su médico, no debe dejar que el glaucoma se apodere de usted, hágase un favor y arregle una cita con su médico, hágalo por usted y por sus seres queridos, no se convierta en una carga para ellos ni en un motivo de sufrimiento.

Tipos de glaucoma

Hay dos tipos principales de glaucoma:

  • Glaucoma primario de ángulo abierto:

Este es el tipo más común de glaucoma.

Sucede gradualmente donde el ojo no drena el líquido tan bien como debería (como un drenaje obstruido). Como resultado, la presión ocular se acumula y comienza a dañar el nervio óptico. Este tipo de glaucoma es indoloro y no causa cambios de visión al principio.

Algunas personas pueden tener nervios ópticos que son sensibles a la presión normal del ojo. Esto significa que su riesgo de contraer glaucoma es más alto de lo normal. Los exámenes regulares de la vista son importantes para encontrar signos tempranos de daño a su nervio óptico.

  • Glaucoma de ángulo cerrado (también denominado glaucoma de ángulo estrecho):

El perteneciente a este tipo de glaucoma ocurre cuando el iris de alguien está muy cerca del ángulo de drenaje en su ojo. El iris puede terminar bloqueando el ángulo de drenaje. Aquí, usted podría pensar en él como un pedazo de papel que resbala sobre un dren del fregadero. Cuando el ángulo de drenaje se bloquea completamente, la presión ocular sube muy rápidamente. Esto se llama ataque agudo. Es una verdadera emergencia ocular, y debe llamar a su oftalmólogo de inmediato o podría quedar ciego.

Ahora voy a presentarte, cuáles serían los signos de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado:

  • Tu visión se vuelve borrosa de forma repentina.
  • Lo usual sería que eventualmente puedas comenzar a tener un dolor severo en tus ojos.
  • Ahora, también sería normal que comiences a tener un dolor de cabeza.
  • Algo que puede ocurrir, es que usted pueda comenzar a tener un problema, o a sentir nauseas provenientes de su estómago (por supuesto).
  • Tendencia a presentar nauseas que lo lleven al vomito o regurgitación.
  • Algo común seria que usted vea los anillos o los arcos coloridos de un arco iris, estaríamos hablando de halos de colores que se manifiestan alrededor de las luces como otra de las consecuencias o signos de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado.

En promedio, muchas personas con glaucoma de ángulo cerrado lo desarrollan lentamente. Esto se denomina glaucoma crónico de ángulo cerrado. No hay síntomas al principio, por lo que el principal problema de un individuo es que estos no saben que lo tienen hasta que el daño es grave o tienen un ataque.

El glaucoma de ángulo cerrado puede causar ceguera si no se trata de inmediato.

Deja un comentario