LA FATIGA VISUAL

La tecnología se ha convertido en una de nuestras mayores aliadas para la vida diaria, bien sea para socializar, comprar, vender u otras muchas actividades, pero también nos ha creado hábitos que perjudican nuestra salud visual.

Aunque no solo el hecho de pasar largo tiempo frente a una pantalla de un celular, tablet u ordenador nos afecta, pues también hay otros aspectos que pueden perjudicarnos, hay factores que no tomamos en cuenta a la hora del cuidado de este valioso sentido. En esta oportunidad traemos para ti información sobre la fatiga visual, un problema más común de lo que creemos.

La fatiga visual no es una patología, sino más bien la consecuencia por demasiada exigencia a nuestros ojos. Puede aparecer por realizar constantes esfuerzos de acomodación del cristalino. Cuando vemos de lejos, por ejemplo, al horizonte, la musculatura del ojo se encuentra más relajada, pero debe hacer un esfuerzo mayor cuando le toca enfocar de cerca, así que al estar leyendo o mirando una pantalla por largos periodos de tiempo, se ocasiona cansancio en la musculatura.

También puede aparecer por los cambios acomodativos constantes, por ejemplo, al conducir, los ojos deben pasar constantemente de vista cercana a vista lejana, además, en ambientes con poca o mucha luz, nuestros ojos también se ven en la obligación de hacer mayores esfuerzos para enfocar y esto ocasiona el cansancio.

¿Sabías que…?

Si te pican, molestan o incluso lloran los ojos después de pasar un largo rato frente a una pantalla, es muy posible que tengas fatiga visual. Es un problema bastante común y más en personas que trabajan con pantallas frecuentemente.

El uso constante del móvil o tablet también pueden causar cansancio si se pasan largos periodos frente a las pantallas.

También existe otro factor que causa fatiga visual, como el estrabismo latente (cuando los ojos no se alinean en la misma dirección).

La fatiga visual se puede hacer más constante al aparecer la presbicia, también conocida como vista cansada, ya que el mecanismo de acomodación comienza a ser más difícil luego de los 45 años.

¿Tengo fatiga visual?

Son muy variadas las manifestaciones, al igual que sus causas, y cada una de ellas puede afectar de manera distinta; todo depende de los hábitos visuales que se tengan.

Generalmente, presentan:

Molestias en los ojos: como picor, hinchazón, calor, pinchazos, suelen ser molestias internas que no se manifiestan exteriormente, pero pueden existir algunas excepciones, como el enrojecimiento asociado a la fatiga ocular y es una reacción por frotar los ojos para aliviar el malestar. Estas molestias también se pueden presentar en el contorno de los ojos, el puente nasal o en la cuenca del ojo.

Dolor de cabeza: debido a un gran esfuerzo acomodativo, se puede presentar el dolor, sin embargo, es diferente de otros dolores de cabeza como cefaleas tensionales o migrañas porque se manifiesta en la zona de los ojos o la frente, se desplaza hacia atrás, y no se siente en un solo lado de la cabeza.

Enrojecimiento e hinchazón: en ocasiones la sensación de “ojos hinchados” es un síntoma externo que generalmente es seguido de lagrimeo.

Visión borrosa: aunque no es algo frecuente en la fatiga visual, en algunos casos las personas pueden tener dificultad para ver las imágenes de manera nítida, pero al tomar un descanso la visión borrosa desaparece rápidamente.

Recomendaciones

Si queremos dar menos trabajo a nuestros ojos y evitar la aparición de la fatiga visual, es importante tomar en cuenta:

La luz. Siempre debes contar con la luz necesaria para lo que vayas a hacer, recuerda que tanto la luz en exceso como la falta de luz harán que tus ojos realicen un mayor esfuerzo para enfocar.

Tómate un descanso. Si sientes que te molestan los ojos, espera un momento o incluso realiza otro tipo de actividad que no requiera de un esfuerzo de acomodación. Luego de ese receso, podrás retomar lo que estabas haciendo.

Otras recomendaciones que podemos ofrecerte son:

  • Si es posible aumenta el tamaño de los elementos que vas a visualizar.
  • También puedes usar iluminación localizada.
  • Evita los reflejos.

Aunque también existen algunos ejercicios que pueden ayudar a mejorar los síntomas de la fatiga visual, lo más indicado es que sean recetados por un especialista. Evitemos auto medicarnos o hacer algún tipo de ejercicio que pueda empeorar sin necesidad la condición que podamos presentar. Recuerda que si presentas alguno de los síntomas mencionados, lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda de un profesional. Ir a la óptica o a una consulta oftalmológica no está de más.

 

Deja un comentario