OPERACIÓN DE MIOPÍA

En ocasiones, cuando somos personas que nos gusta leer, estudiar, incluso cuando vemos mucha televisión o nos exponemos por mucho tiempo ante nuestro teléfono móvil y ordenador, podemos sufrir de algunas afecciones que con el tiempo pueden ocasionarnos problemas un poco más agudos y de los cuales nos debemos preocupar, este defecto refractario es muy frecuente en aproximadamente un 25% de las personas con edades adultas, en otros casos estas afecciones las podemos heredar de nuestros padres o abuelos, por eso  en este artículo hablaremos de una de estas afecciones como lo es la Miopía.

La Miopía

Es una afección en la cual los objetos cercanos se ven claramente y los lejanos se ven borrosos, esto ocurre porque la imagen en la cual estamos fijando nuestra mirada se forma delante de la retina en vez de ser sobre ella, además de que la córnea y el cristalino que son como especies de lentes en nuestro ojo son muy potentes o porque el ojo es más largo de lo que normalmente debería ser, cuanto más lejos se enfoquen las imágenes de la retina, mayor es la cantidad de dioptrías (unidad de medida la cual expresa el grado de defecto visual del ojo) y por ende mayor es la borrosidad de ese objeto.

La miopía no puede ser considerada una enfermedad, siempre y cuando su graduación sea de forma gradual. Los síntomas de la miopía pueden presentarse desde la infancia y pueden aumentar con el tiempo, esto al producirse una serie de cambios en la graduación, pero esta afección podría estabilizase a partir de los 18 años.

Algunos de los síntomas por los cuales podemos observar que una persona padece Miopía son; el principal que es la visión perfecta de los objetos cercanos y borrosa cuando se encuentran a una distancia considerable, entrecerrar los ojos al momento de ver los objetos lejanos y acercarse estos para verlos con mayor claridad, todos estos síntomas llegan a los más complejos los cuales son; fatiga visual y dolor de cabeza ya que el esfuerzo que hace la persona para tener un buena visión es mayor.

Entre los tipos de Miopía que existen tenemos las siguientes; miopía Simple; la cual se presenta en la etapa de la niñez, infancia o juventud y puede regularse ya cuando la persona llega a su etapa de crecimiento o adolescencia, más o menos alrededor de los 18 o 21 años, y la miopía magna o patológica, que suele presentarse por los defectos degenerativos en la retina con un riesgo mayor de sufrir desprendimiento de retina, glaucoma o cataratas, lo cual representa un poco más de estabilización del paciente, y en algunos casos corrección mediante intervención quirúrgica.

Es por esto que en este artículo presento una de las maneras de corregir esta afección como lo es la cirugía refractaria con láser, la cual tiene el propósito de corregir de manera permanente la forma de la córnea y así mejorar la visión, este tipo de cirugía puede disminuir  y a veces eliminar la necesidad de usar gafas o lentes de contacto. Esta cirugía refractaria con láser se realiza mediante las Técnicas LASIK y PRK, que son algunas de las más utilizadas por ser las más seguras y  eficaces

La Técnica LASIK o Láser Excímer.

Es un procedimiento ambulatorio que consiste en la corrección o remodelación de la córnea para que la imagen se forme sobre la retina en vez de delante de ella, como ocurre generalmente, esta pequeña cirugía toma un tiempo aproximado de 10 a 15 minutos en cada ojo, se usa anestesia en forma de colirio que adormece la superficie del ojo, esta pequeña cirugía se realiza estando el paciente despierto, por lo cual no requiere mucha preparación, solo que al paciente se le dará a tomar un medicamento que le ayudara a sentirse relajado.

La Técnica PRK o queratectomía fotorrefractiva.

Es un procedimiento un poco más doloroso y lento que la Técnica Lasik, en esta técnica el cirujano usa un rayo concentrado frío de luz ultravioleta para quemar el tejido corneal y remodelar el tejido subyacente, esta cirugía al igual que en la LASIK se demora unos 15 minutos en cada ojo y pueden operar ambos, aunque algunos médicos prefieren operarlos por separado, el tiempo de preparación puede durar aproximadamente una hora y el método para anestesiar el ojo es mediante gotas anestésicas.

En otros casos cuando la Miopía no puede ser corregida mediante estas cirugías láser, el paciente recurre a una intervención un poco más compleja que consiste en la implantación de un lente intraocular.

 

Deja un comentario